La Cara Oculta de la Luna

Hoy sábado día 8 de diciembre de 2018, China ha enviado al espacio una sonda llamada Chang’ e4, con el objetivo de conseguir alunizar por primera vez en la historia en la cara oculta de la Luna.Desde el año 1959 en que los soviéticos fotografiaron por primera vez esta zona desconocida de nuestro satélite, todas las misiones tripuladas o no tripuladas que han conseguido llegar a la Luna lo han hecho siempre a su cara visible, que representa el 59% de su superficie. Sin embargo existe un 41% de la superficie lunar que tan solo conocemos por fotografías y que no podemos observar directamente desde la Tierra.

¿Qué de interés puede tener entonces esta misión? Pues realmente mucha, ya que ese lado oculto es completamente diferente al lado visible que todos conocemos; se trata de una zona mucho más abrupta y montañosa, con numerosos cráteres volcánicos, resultado de la evolución natural de la Tierra y la Luna durante millones de años.

Existe diversidad de teorías acerca de cómo se formó la Luna, aunque la que parece que tiene más defensores entre la comunidad científica es la sostiene que hace aproximadamente la friolera de 4.500 millones de años, un cuerpo estelar de un tamaño aproximado al de Marte (unas 6 veces más pequeño que la Tierra), chocó violentamente contra nuestro planeta expulsando una gran cantidad de materia al espacio que por acción de la gravedad se unió para formar el satélite.

En aquel momento la Luna estaba mucho más cerca de lo que está hoy en día, su superficie estaba muy caliente y blanda, con grandes mares de lava incandescente, tenía una forma alargada y giraba bastante más deprisa.

Entonces comenzó a actuar la fuerza de la gravedad terrestre provocando que la superficie lunar se fuera contrayendo-expandiendo (a este fenómeno se le denomina fuerza de marea); poco a poco la Luna fue adquiriendo su forma actual, de esfera apepinada, a la vez que se distanciaba cada vez más de la Tierra y su giro se hacía cada vez más lento.

De todo es largo proceso y de cómo la Luna fue frenando paulatinamente su rotación y produciéndose su enfriamiento, resultó la diferencia de orografía entre su cara visible y su cara oculta.

La cara visible, esa que a simple vista podemos contemplar cualquier noche, está formada por grandes llanuras formadas por lava originada por erupciones volcánicas. En cambio su cara oculta apenas tiene llanuras y su orografía es muy rugosa, con una gran cantidad de cráteres.

La cuestión más interesante de todo este asunto, ya de por sí apasionante, es saber por qué solo podemos ver una única cara de la Luna.
¿Os lo habéis preguntado alguna vez?. Realmente su explicación es muy sencilla pero la mayoría de la gente no conoce la respuesta.

De la misma forma que la Tierra realiza una órbita alrededor del Sol que dura 365 días, y al misma tiempo gira sobre sí misma en un movimiento de rotación que dura 24 horas, la Luna también orbita alrededor de la Tierra y al mismo tiempo realiza un movimiento de rotación sobre su propio eje.

La razón de que la Luna siempre nos muestre la misma cara es que tiene un movimiento de rotación sincrónica, o lo que es lo mismo, tarda el mismo tiempo en rotar sobre su propio eje que en dar una vuelta completa alrededor de la Tierra, y este tiempo es de aproximadamente 28 días. Si la Luna no girara sobre sí misma o bien el tiempo de rotación fuese mayor o menor, si que podríamos contemplar ambas caras.

En este divertido video podéis comprobar de una manera muy sencilla y amena como de produce esta rotación sincrónica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *