Las Leyes de la Vida

Es frecuente encontrar personas que continuamente le están dando vueltas a la cabeza sobre todo aquello que han hecho mal, aquellas cosas en las que se han equivocado, aquellos errores cometidos, decisiones mal tomadas o que ni siquiera se han tomado, relaciones fallidas, ilusiones frustradas… Se arrepienten de haber tomado un camino en lugar de otro y barajan escenarios diferentes que podían haberse dado, lamentándose de no haber tomado la decisión adecuada.

Estas personas contrastan con aquellas otras que siempre miran al frente, se arriesgan continuamente y omiten todo lo pasado, haya sido bueno o malo, obteniendo una enseñanza y sacando siempre algo positivo de todo.

Estas personas, quizás sin darse cuenta, quizás de forma instintiva, están aplicando a su vida los cuatro principios o leyes espirituales de la India, cuatro principios básicos que se supone que debemos aplicar en nuestra vida para que la misma fluya correctamente, sin sobresaltos, sin amarguras, y nos permita afrontar el futuro con motivación, decisión  y esperanza.

Son cuatro leyes básicamente deterministas, que otorgan poco margen al libre albedrío y por tanto a la capacidad de elección. Básicamente lo que dicen es que lo que pasa en nuestra vida, tiene que pasar, y por tanto no merece la pena cuestionarse ni demandar una respuesta de por qué ha sido así, o maldecir nuestra mala suerte, o renegar de nuestras decisiones. Simplemente se trata de asumir las circunstancias que nos tocan vivir, disfrutarlas al máximo y aprender siempre una lección para nuestro desarrollo personal.

La primera ley nos dice que cualquier persona que aparece en nuestra vida, ya sea un compañero de trabajo, un amigo, un vecino, una pareja… siempre nos va a aportar algo positivo, aunque este aspecto positivo sea una enseñanza sobre algo perjudicial para nuestra vida. Una relación tóxica también nos enseña algo que nos va a servir para tomar mejores decisiones.

La segunda ley dice que lo que acontece o sobreviene es porque tiene que ser así, y no solo ocurre, sino que tiene que ser de esa manera. Si hemos cometido un error es porque lo teníamos que cometer, y no hay posibles alternativas. No merece la pena pensar que podíamos hacer otra cosa sino sacar conclusiones positivas de lo hecho.

La tercera ley muestra que lo que tiene que ocurrir, se presenta en el momento adecuado para nosotros, ya sea bueno o malo, y no merece la pena dejar pasar oportunidades esperando que en el futuro vayan a llegar otras nuevas y mejores. El dicho aquel de “el tren solo pasa una vez y no espera” es adecuado para esta situación. Toma ese tren y disfruta del viaje todo lo que puedas.

La última ley es la continuación de la anterior. En este caso habla de que lo que termina es porque tiene que terminar. No hay que darle más vueltas, ni pretender alargar situaciones que no nos van a llevar a ningún puerto. Si una relación se termina o un negocio fracasa no merece la pena intentar rescatarlo, sino buscar nuevas oportunidades con la esperanza de que nos va a aportar algo mejor a nuestra vida.

¿Y tú? ¿te identificas con estos principios? ¿Piensas que pueden ser buenas enseñanzas para aplicar en tu vida?

Personalmente no estoy de acuerdo con el determinismo absoluto; creo que las personas tenemos un margen considerable para tomar un camino u otro, diferentes alternativas en nuestra vida, pero si estoy de acuerdo en que siempre hay que coger el toro por los cuernos y enfrentarnos a lo que llega, aprendiendo de nuestros errores y emprendiendo nuevos caminos con motivación y esperanza. No merece la pena vivir amargado por nuestra situación o por lo negativo que ha ocurrido en nuestra vida. Siempre mirando al frente y con decisión y esperanza. Desde este punto de vista, si pienso que las cuatro leyes espirituales si nos aportan una buena lección.

Todas las imágenes de este artículo están bajo licencia CC0 Creative Commons y han sido obtenidas de Pixabay
 

Referencias:
https://lamenteesmaravillosa.com/las-cuatro-leyes-de-la-espiritualidad/
http://www.thesecretlaeditorial.com/las-4-leyes-espirituales-de-la-india/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *