Ícaro

Esta fotografía corresponde a una escultura titulada “Sueños Rotos”, obra del artista canario Juan Miguel Cubas,  que representa la figura de Ícaro.

Ícaro es uno de los personajes más conocidos de la mitología griega, y a menudo se ha utilizado su figura como símbolo de la utopía y de la libertad, como símbolo de aquellas personas que persiguen sus sueños hasta el infinito; pero al mismo tiempo se utiliza para ejemplarizar la prudencia frente a aquellas acciones temerarias e irresponsables que pueden poner en riesgo incluso la vida.

Ícaro era hijo de Dédalo, un gran inventor de la antigua Grecia, quien por encargo del rey Minos construyó el célebre laberinto de la isla de Creta, morada cuya finalidad era mantener confinado en su interior al temible y monstruoso Minotauro, el cual era alimentado con la carne de sacrificios humanos. Otro personaje de la mitología griega, Teseo, consiguió matar al Minotauro y escapar, hecho que provocó la ira de Minos, quien desterró a Dédalo y su hijo Ícaro a vivir el resto de sus vidas en el interior del laberinto.

Dado que Dédalo conocía perfectamente la forma de escapar del laberinto, las inmediaciones del mismo estaban constantemente vigiladas, pero Minos se olvidó de una posible vía de escape.
Dédalo ideó una manera de escapar del laberinto volando, y para ello fabricó unas alas a imagen y semejanza de las alas de los pájaros. Las plumas las tejía con hilo y las pegaba con cera, y comprobó que la estructura funcionaba perfectamente.

Dédalo y su hijo Ícaro podían volar, y con ello escapar del laberinto y huir de la isla de Creta. Solo existía un pequeño problema, y es que no debían volar ni muy bajo para evitar que el agua del mar pudiese salpicar y mojar las plumas, ni tampoco volar muy alto para evitar que el calor del Sol derritiese la cera de las alas y estás se descompusieran.

Sin embargo Ícaro sintió un impulso irrefrenable; deseaba volar cada vez más alto, más lejos, deseaba tocar el Sol como símbolo de libertad absoluta. Y la tragedia se consumó, derritiéndose la cera de sus alas y cayendo irremediablemente al mar donde falleció.

La escultura “Sueños Rotos” se encuentra expuesta en el paseo marítimo de Morro Jable, al sur de Fuerteventura.

Todas la fotografías de este artículo son originales y están tomadas con un smartphone Huawei P9Lite

 

Referencias:
https://narrativabreve.com/2011/01/el-mito-de-icaro.html
https://www.mitologia.info/icaro/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *