El Submarino Volador

Seguramente cualquier persona al leer el título de este artículo habrá pensado que el mismo está referido a algún relato de ciencia ficción o en el mejor de los casos a algún tipo de maqueta o artefacto de juguete. Pero existe un dicho popular según el cual  muchas veces la imaginación o la ficción supera a la realidad, y esto ha sucedido continuamente a lo largo de la historia, y continúa ocurriendo hoy en día. Pensemos en aquellas maravillosas y locas invenciones de Julio Verne, y como una tras otra se han ido materializando con el paso del tiempo.

Existe un organismo oficial en Estados Unidos llamado DARPA, una especie de organización no secreta pero que desarrolla proyectos secretos para el gobierno americano. Podemos decir que sería una especie de laboratorio de investigación científica enfocado al desarrollo de tecnología y armamento militar, pero al margen y de forma autónoma y autosuficiente a lo que es el departamento de defensa. Sería algo así como la NASA pero en versión armamentística.

DARPA se creó en el año 1958 durante la llamada  Guerra Fría , y ello fue debido a la sustancial ventaja que los rusos les llevaban a los americanos en la carrera espacial. En ese año, la Unión Soviética ponía en órbita el primer satélite  Sputnik, hecho que creó una gran alarma y preocupación en el gobierno de Estados Unidos.

Desde entonces DARPA ha sido la responsable de grandes invenciones tecnológicas, algunas enfocadas solo al ámbito militar, pero otras con grandes aplicaciones en el mundo civil, como es el caso de robots, satélites de comunicaciones o un sistema de comunicación entre ordenadores, que posteriormente dio lugar a algo sin lo que la mayoría de nosotros no puede vivir: Internet.

DARPA dedica innumerables recursos en todo tipo de variopintos proyectos a cual más rocambolesco, y existe uno especialmente curioso y llamativo: se trata de un submarino que vuela, o bien y dicho de otra manera, un avión que se sumerge en el agua.

Todo está basado en rumores y no existen datos oficiales ni confirmación. El proyecto se supone que comenzó a desarrollarse en el año 2008 y se trataría de un avión con capacidad para recorrer una distancia nada desdeñable (aproximadamente 2.000 kilómetros), y  que podría amerizar y sumergirse en el agua para posteriormente desplazarse otros 20 kilómetros de la misma manera que lo hace un submarino.

El objetivo de este avión-submarino es poder divisar barcos enemigos desde el aire para posteriormente alejarse de su visibilidad, sumergirse en el agua y atacarlo por sorpresa lanzando torpedos. Posteriormente escaparía del lugar de nuevo por aire.

A priori este proyecto parece una locura, algo inviable, pero lo gracioso del mismo es que no es nuevo; ya se ha intentado llevar a desarrollo en otras ocasiones, y fueron los rusos los que más cerca estuvieron de conseguirlo.

 

Durante la década de los 30 en el siglo XX, y ante la creciente amenaza de la Alemania de Hitler, los rusos pusieron mucho empeño en desarrollar nuevos proyectos tecnológicos en el ámbito militar que disuadieran a los nazis.

En ese contexto surge la figura de un joven ingeniero militar llamado Ushakov quien presentó un novedoso concepto  de avión sumergible de aluminio que tenía una autonomía de vuelo cercana a los 1.000 kilómetros, para posteriormente desplazarse bajo el agua otros 10 kilómetros más.

El aparato contaba con diversos tanques  estancos en las zonas de las alas y la cola que se llenaban de agua durante la inmersión; a su vez tanto el motor, componentes electrónicos y  el depósito de combustible estaban protegidos por un fuselaje especial resistente a filtraciones y al efecto de la corrosión del agua marina. Este prototipo de submarino volador iba equipado con cañones aéreos y con torpedos submarinos capaces de hundir cualquier barco enemigo.

Tras varios intentos en las décadas de los 30 y de los 40, se desechó su desarrollo principalmente porque la maniobrabilidad del aparato no era adecuada ni precisa, debido a que era muy complicado compensar la estructura que debe tener un avión con la que debe tener un submarino, ya que aunque ambos se desplazan a través de un entorno fluido semejante, los medios, la masa y la resistencia varían considerablemente en un caso o en otro.

¿Será capaz DARPA de sacar a flote semejante idea?

 

Todas las imágenes de este artículo están bajo licencia CC0 Creative Commons y han sido obtenidas de Wikimedia Commons 
 

 

 

Referencias:
https://www.gtd.es/es/blog/el-submarino-volador-de-darpa
https://www.russiapassion.com/teacutecnica/el-submarino-volador-de-ushakov
https://es.rbth.com/technologias/79618-urss-submarino-volador

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *