El Batallón Sagrado de Tebas

Es curioso que encontrándonos en pleno siglo XXI, todavía existan temas tabú para cierta parte de la sociedad, yo diría más bien que para una gran parte de la sociedad, cuando estos asuntos estaban bastante normalizados hace ya la friolera de 2.300 años. Civilizaciones como la antigua Grecia eran un buen ejemplo de ello, y este artículo está dedicado a tratar precisamente ese asunto.

El cine ha sido un gran aliado a la hora de transmitir numerosos hechos históricos y culturales del pasado de la humanidad. Un ejemplo de ello sería la película «300», que descubrió a mucha gente la existencia del famoso pueblo espartano, y nos mostró las hazañas de sus intrépidos guerreros, para muchos los más valerosos y temidos de aquella época. Sin embargo poco se ha hablado de otros aguerridos soldados, un batallón griego que llegó, no solo a enfrentarse a los espartanos, sino que consiguió derrotarlos; me refiero al Batallón Sagrado de Tebas.

¿Y cuál es la particularidad más importante de este desconocido grupo de guerreros? Pues resulta que todos sus integrantes eran homosexuales, y no solo eso, además eran parejas que tenían vínculo y relación entre ellos.

Tebas era en la antigüedad una de las ciudades más importantes de Grecia; se encontraba situada a tan solo 50 kilómetros de la capital Atenas, y gozaba de su propio régimen político. En aquella etapa histórica, siglo IV antes de C., con continuas guerras y conflictos, los diferentes pueblos griegos estaban enemistados entre sí,  y especialmente Atenas y Tebas con Esparta,  a pesar de haber tenido en un reciente pasado una alianza militar con ellos para hacer frente al Imperio Persa. Para la defensa de la ciudad, Tebas decidió crear una dotación militar de guardias de elite con el fin de protegerla de las amenazas externas.

Para ello eligieron a 300 soldados entre los más valientes y preparados, pero con la peculiaridad de que todos eran homosexuales y pareja entre ellos. En aquella época la homosexualidad era algo normalizado en la sociedad, y no solo a nivel de relaciones sexuales, sino de convivencia diaria. Las parejas estaban formadas por un individuo adulto de cierta edad y un individuo joven, en algunos casos casi adolescente; el hombre mayor era responsable de la educación y cuidado del menor, inculcándole los valores propios de la sociedad griega y adiestrándolos en el arte militar.

Existía una gran fidelidad entre los miembros de la pareja, hasta el punto de que debían comprometerse en una unión sagrada, una unión que les obligaba a  permanecer juntos hasta que la muerte les separase. Este es el motivo por el cual a este grupo se le denominaba Batallón Sagrado.

Al igual que pasó con los espartanos que se enfrentaron a los persas en la famosa batalla de las Termópilas, el Batallón Sagrado de Tebas contaba con un total de 300 guerreros, o lo que es lo mismo, con 150 parejas. El motivo de que fueran parejas es que al tener un vínculo tan grande, ambos miembros se protegían y combatían ferozmente para proteger a su compañero, hecho que hizo que este grupo guerrero se convirtiera en el  más poderoso de aquella época, por encima de espartanos y persas.

De hecho tuvo que ser un joven Alejandro Magno, por aquel entonces discípulo de su padre Filipo de Macedonia, quien consiguiera derrotarlos y acabar con la leyenda del Batallón Sagrado de Tebas.

Todas las imágenes de este artículo están bajo licencia CC0 Creative Commons y han sido obtenidas de Wikimedia Commons 
 

 

 

Referencias:
https://www.sergioalejogomez.com/batallon-sagrado-tebas/
https://www.abc.es/historia/abci-batallon-sagrado-tebas-ejercito-amantes-homosexuales-humillo-espartanos-201606080258_noticia.html
https://khronoshistoria.com/batallon-sagrado-tebas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *